¿Y si un trozo de madera descubre que es un violín?

Que cegado por el miedo.
No escuchaba su música interior.
No merece el empeño de ser tallado.
No debe ser moldeado
Y encontrar así su propia felicidad.

O debe pasar su vida apilado en un pilón.
Esperando con sus compañeros ser quemado,
Por el fuego del tiempo.

¿No es la vida ilusión?
¿No es la vida oportunidad?
O sólo la conformidad de muchos.
El desencanto de regirnos por los ejemplos
De lo ya vivido.

Pobre trozo de madera.
En triste día descubre que es un violín.
Ahora duda su suerte.
Se cuestiona su existencia.
Se exige un sueño.

El invierno se acerca.
El fuego lo espera.
Sino se decide, formará parte él.

¿Y si lo intenta y fracasa?
Nunca sonará bien.

Pero al menos podrá decir.
Que fue violín
Y no leño, de un fuego
Que no era eterno.

Arthur Rimbaud – Poeta Francés 1854 – 1891