Sonidos Binaurales

Los pulsos o tonos binaurales son sonidos percibidos en el cerebro cuando un oído escucha un sonido en una frecuencia que es muy cercana a la del otro oído. Este efecto fue descubierto en 1839 por Heinrich Wilhelm Dove.
 
Los sonidos binaurales consisten en escuchar sonidos diferentes, retardados y/o de distinta frecuencia en cada uno de nuestros oídos. Mediante esta técnica, es posible inducir al cerebro hacia ciertos estados mentales, como la relajación, la creatividad, la concentración, el deseo sexual, efectos antidepresivos...

El cerebro produce un fenómeno de pulsaciones de baja frecuencia cuando percibe dos tonos a frecuencias ligeramente distintas, cada uno recibido en uno de los oídos (usando auriculares para que cada oído escuche únicamente el tono que le corresponde). Con tal de escuchar la pulsación binaural, los dos tonos deben tener una frecuencia por debajo de unos 1000 o 1500Hz. Además, la diferencia de frecuencia debe ser, como mucho, de 30Hz, de lo contrario los tonos se percibirían de forma diferenciada y no producirían un sonido binaural.

Los golpes o pulsos binaurales producen unas ondas cerebrales que pueden ayudar a reducir la ansiedad o incluso a soportar mejor el dolor. Pero eso no es todo, porque traen muchos más beneficios: ayudan a dejar de fumar, mejoran la memoria, potencian la capacidad de aprendizaje y hasta pueden servir de ayuda en casos de disfunción sexual.

Existen estudios y documentaciones que demuestran que los sonidos binaurales activan varias zonas del cerebro. El oído humano es capaz de oír sonidos con frecuencias comprendidas entre los 20Hz y los 20.000Hz. Sin embargo, las ondas cerebrales son inferiores a los 40Hz. Los tonos pueden ser usados para crear ondas en el cerebro de cierta frecuencia. Cuando esta corresponde a los rangos de frecuencias cerebrales delta, theta, alfa, beta o gamma, el cerebro intenta "adaptarse" al pulso binaural que está percibiendo. Por ejemplo, si el oído derecho recibe un sonido con frecuencia de 315Hz y el izquierdo otro de 325Hz, el cerebro se mueve a una frecuencia pulsatil de 10Hz, en el rango alfa. Ya que el rango alfa está relacionado con la relajación, el sonido binaural tendría efectos relajantes. Otro de los rangos, el beta, nos haría estar más alerta, más despiertos y concentrados.

Pero vamos a ver los cinco tipos de rangos de frecuencia:
  • Ondas gamma (más de 40Hz): actividad mental alta, incluyendo percepción, resolución de problemas, miedo o conciencia.
  • Ondas beta (de 13 a 39Hz): estado mental activo, ansioso, potencia la concentración
  • Ondas alfa (de 7 a 13Hz): relajación (estando despierto), sensación de estar medio dormido
  • Ondas theta (de 4 a 7Hz): sueños, meditación profunda, sueño REM
  • Ondas delta (menos de 4Hz): sueño profundo, pérdida de "conciencia"

Los tonos binaurales fuerzan nuestro cerebro a un estado dentro de los rangos mencionados, provocando distintos efectos. En ocasiones se mezclan con sonidos tranquilizadores y naturales (como el de un río) para conseguir una experiencia auditiva más placentera. 



IMPORTANTE:
La audición de sonidos binaurales está desaconsejada para aquellas personas que padezcan epilepsia, transtornos psíquicos o alteraciones de la personalidad. Cabe tener en cuenta que, los ritmos binaurales no pueden sustituir, en ningún caso, el tratamiento médico.