Salud física y mental en las artes interpretativas

El ser humano, al vivir en sociedad, busca comunicarse para desenvolverse en su entorno. Por medio de la comunicación, no exclusivamente oral, tiene la oportunidad de expresar ideas, sentimientos y necesidades.

Estamos dotados de sentidos, y los sentidos nos llevan a experimentar sensaciones, traduciéndolas en sentimientos. Es por ello que desde la antigüedad, el hombre, para cubrir sus necesidades de expresión y percepción, se ha sumergido en el mundo de las Artes: Literatura, Danza, Música, Pintura, Arquitectura, Cine, Escultura y Teatro.

Las Artes Interpretativas son aquellas en las que el artista utiliza el cuerpo y/o una extensión del mismo como medio de expresión. El poeta es a través de su pluma, el pintor es por medio de su pincel, el músico es gracias a sus extremidades y a su instrumento, así como el bailarín, el actor y el trapecista son, con todo su cuerpo.

De igual manera, no hay que olvidar que el ser humano no solamente es cuerpo, sino que también es alma y espíritu. Y es en el alma donde precisamente se encuentran todas las emociones, pensamientos y necesidades, que rigen la conducta del ser humano.

En el quehacer humano se refleja constantemente la dualidad mente-cuerpo donde existe un ciclo de acción-reacción, causa-efecto. El cuerpo no existe aislado del alma, y el alma no se expresa sin el cuerpo. Al hacer consciente esta interacción, podemos conocer nuestras necesidades y la manera en cómo las satisfacemos. En ocasiones reconociendo su necesidad de expresión, y sabiendo que su cuerpo es su principal instrumento, pocas veces se ocupa de su mantenimiento y cuidado. Caso contrario sucede, cuando reconociéndo toda la habildad corporal con la que cuenta, no esta consciente de sus necesidades (del alma), provocando una limitación creativa. En el peor de los casos es cuando no son conscientes ni las necesidades emocionales, ni las corporales. Por lo tanto, lo deseado es que exista un equilibrio funcional entre la relación cuerpo y alma.

Son muchas las situaciones (depresión, adicción, problemas de pareja, estrés, angustia, lesiones, enfermedades o padecimientos ajenos por mencionar algunos) que pueden provocar estos bloqueos entre la mente y el cuerpo. Los padecimientos psicológicos tienen su correlato en la salud física, así mismo, las afecciones físicas conllevarán indudablemente a alteraciones psicológicas.

Por lo anterior, sabemos que la Ciencia y el Arte están íntimamente relacionadas.